martes, 20 de enero de 2015

Publicación de PÍNTAME

PÍNTAME
Santuario de colores #2

LINKS DE COMPRA:
En breve también en:
http://www.amazon.com/dp/B00K61QMLY
(Y en todos los demás Amazon, en e-Book y en papel)
(En Createspace en papel)
(Próximamente -sin fecha- en Smashwords, Barnes&Nobles e iTunes)

SINOPSIS:
Soy Phil Girardon. Un redomado imbécil, lo sé. En realidad mi nombre completo es Philippe Logiudice Girardon. Nací, me crie y viví toda mi vida en una pequeña ciudad de Latinoamérica que pocos conocen. Adoro mi país: Paraguay. No hay un mejor lugar en el mundo para vivir.
Las complicaciones de la vida me llevaron a tener que ocuparme de negocios que odiaba, pero por las personas que amaba tuve que hacerlo. Mi madre y mis hermanas me necesitaban, me había convertido en la cabeza de mi familia, y eso estaba resultando un hueso duro de roer para mí.
Conocí a Geraldine Vin Holden en Malibú una tarde, de pura casualidad, y mi mundo entero volteó de repente. Además de hermosa, rica, famosa y con una personalidad explosiva y envolvente, era la hija del hombre a quien yo me tenía que enfrentar.
Ajena totalmente a mi identidad, me propuso una locura, la acepté. Deseaba estar cerca de modo a obtener información de primera mano sobre su padre y sus intenciones. Pero la verdad, me salió el tiro por la culata, resultó que ella odiaba a su progenitor tanto como yo.
Y ahora ya era tarde… ¿qué podía decirle? ¿Te mentí pero estoy loco por ti? No quiero perderla, pero no tengo idea de cómo resolveré el lio en el que yo mismo me he metido.
¿Lo intentamos juntos?

RESEÑA DE LA EDITORA:
Por Bea Sylva.

Conozco a Grace desde sus primeros libros, he leído sus manuscritos y los hemos conversado supongo que podría decir que he sido parte de sus ingentes progresos en cuanto a maduración de su labor como escritora. En cada uno de ellos se ha ido superando a sí misma en una progresión geométrica que supongo no se detendrá con Píntame y eso me llena de orgullo, porque la quiero, es mi amiga y porque además tengo el honor de ser una de sus más fervientes lectoras y crítica.
Píntame es la segunda parte de Dibújame, y ya saben lo que dicen de las segundas partes. Bueno, siempre hay honrosas excepciones y Píntame es tan buena como la primera, diferente, muy diferente pero buena. Si en Dibújame lo sensorial era parte de la trama, en Píntame su eje se corre y se convierte en una novela de silencios. Supongo que quien haya leído a Dibújame lo que menos imagina es que Phil y Geraldine pueden estar callados en algún momento, pero así es. Píntame trata sobre el amor, no la pasión desbocada y desbordante del deslumbramiento, de la lujuria en expresión pura, sino sobre el amor, donde el otro es más importante que satisfacer sus propios deseos.
Contada desde la perspectiva de Phil, nos es difícil acompañar todas las decisiones que toma a partir de una sola consigna: Geraldine es la mujer que ama y por ella hará todo, y ese todo es aceptar que no siempre hablar es la mejor opción. Por eso la llamo la novela de silencios, aunque Phil y Geral se desvelen por revelarse todo. Lo que no se dice es lo que construye la novela, lo que no quiere decirse, lo que lastimará, lo que implicará una vuelta atrás, lo que puede significar el más mínimo atisbo de romper la frágil relación que los une, se callará, hasta que ese silencio se desborde por sí mismo. El amor es un acto de mutuo conocimiento, y se construye en la confianza y la aceptación de lo que somos, desnudos; esa misma desnudez que la desenfadada Geral nos mostraba en plenitud en Dibújame es la que ahora no quiere mostrar, quizás porque si lo hace deba aceptar que construir el amor es mostrarse tan íntimamente que no hay modo alguno, como la desnudez de esconder lo que realmente se es, ni de recibir sin ninguna protección las heridas que ese mismo amor trae consigo, ya saben no todo son rosas, hay espinas.
Píntame no se parece en nada a Dibújame, y eso es increíble. Phil está desesperado por recuperar su propia vida a través de Geral y ella desesperada por entender por qué ya no es la misma, y que el hombre que la volvió loca de pasión tampoco es el hombre que ella imaginó. Qué difícil será para ambos iniciar lo que no pudieron en Dibújame: conocerse. Y de este arduo camino trata la novela. Un largo viaje de un continente a otro para conocerse, toda una metáfora de viaje, ¿o acaso no es eso la vida? De California a Paraguay; de la riqueza y la vanidad al agobiante calor; del ego al descubrimiento; de la soledad emocional y existencial a la familia; de la desconfianza a su construcción, paso a paso. Todo esto pasa en Píntame. Personajes tan reales como la vida misma, esa adorable y comprensiva madre, Lucía, tan enigmática como dura, Paloma, la preciosa Paloma, la ternura y la inocencia y la sonrisa y en el medio, un personaje que no debería estar ahí, alguien que dio su vida por amor y aún desde el más allá sigue protegiendo lo que ama. No pude dejar de llorar al leer la carta que Vanesa le escribió a Geral. Sí, un toque paranormal, como para no hacer de Píntame algo tan diferente a su Dibújame.
Grace Lloper sabe moverse dentro de una trama compleja y a la vez simple, pero jamás aburrida. Le he dicho personalmente que es la primera vez que leo una novela suya y deseo pasar rápidamente sus escenas de sexo, porque la trama está tan interesante y vibrante que me molesta no poder seguirla. ¡Yo queriendo pasar por altos las escenas de sexo! Inaudito pero supongo que refleja el talento de Grace.
Eso sí, Píntame tiene dos lecturas, una siguiéndola desde Dibújame y otra sola. Espero que los lectores se tomen el trabajo de leerlas en orden, ganan mucho si lo hacen, pero si por casualidad llega a sus manos Píntame antes, no se preocupen la novela las atrapará sin retorno.
Y nos queda Lucía, por Dios, ¿es que acaso ella tendrá su libro? Vamos por más mi querida Grace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario